Somos peregrinos que vivimos en el camino, hemos realizado el camino en varias ocasiones y vemos pasar peregrinos constantemente. Tenemos muchos recuerdos en mente de los caminos realizados, de nuestras vivencias y recuerdos que hacen que veamos en los peregrinos que pasan un poquito de nosotros mismos.


Conocemos de primera mano las necesidades y carencias de los peregrinos, y el sentimiento de no querer que el camino se acabe en Santiago o Finisterre. Creémos que el camino va más allá, ya que el camino de la vida continua, y es por ello que hemos visto la necesidad de crear productos que mantengan vivo ese recuerdo. Productos que llevan consigo un pedacito de alma, amor y sentimiento peregrino. Son productos realizados por artesanos especializados en cada materia, que viven y trabajan en el camino, conocedores y amantes de su materia prima con la que quieren hacer que todos podamos disfrutar, compartir y sentir. Crear arte, crear un imborrable recuerdo para tu hogar de tu propia experiencia.

“Una vez hecho el camino, somos peregrinos de por vida”. 

Laida y Sito.